Benicadell Esportiu

El “BEN BAREK” de Ontinyent se llama Toni Ubeda

Pocas veces un apelativo futbolístico ha calado tan hondo entre una afición en nuestra ciudad. El parecido físico y el color de la piel un poco más oscura de lo normal le valieron a Toni Úbeda el sobrenombre de “Ben Barek”, el fabuloso jugador marroquí del Atlético de Madrid.TONI ÚBEDA

Lo cierto es que Úbeda no pudo llegar al nivel del buen jugador “colchonero” pero queda para el recuerdo como uno de los grandes que ha jugado en El Clariano. Nacido en Ontinyent el 21 de septiembre de 1939, de pequeño juega al futbol en el Colegio Luis Vives y los domingos en la liga local en el Patronato de la J.O. hasta que es fichado para el Onteniente junto a futbolistas como Miguel o Soriano para jugar en el Club Deportivo Clariano.

Cuando todavía no ha cumplido los 18 años, y con una ficha falsificada, juega sus primeros partidos con el Onteniente, iniciándose así una larga y fructífera etapa de trece temporadas en El Clariano. Y si esa etapa tuviera que definirse en dos palabras esas serian, sin duda, absoluta regularidad. Porque Úbeda era así, un jugador serio, fuerte y voluntarioso, un defensa de la cantera que no solía destacar pero que nunca desentonaba, nunca tuvo una mala tarde.

Estas condiciones le llevaron a recibir casi todas las temporadas ofertas de equipos que querían hacerse con sus servicios como el Elche o el  Murcia, circunstancia por la cual, el cuerpo técnico y directivo le colocó una “clausula” que ningún otro futbolista de la ciudad ha tenido; “Patrimonio del club y de la ciudad”, “clausula” que impedía cualquier traspaso a otro club.

Tan solo al final de su carrera en el Onteniente jugó en el Olimpic de Xativa, con el que ascendió a Tercera División en Valladolid al vencer al Siero en 1971. Porque si algo conoció Úbeda de primera mano fue jugar promociones, fuera del tipo que fueran por lo que se convirtió en el único jugador de Ontinyent que  jugó todas las promociones que el club disputó a lo largo de los años sesenta, cinco de ascenso y una de permanencia.

Logró dos ascensos a Segunda División (1963 y 1968) y jugó en la categoría de plata un total de cuatro temporadas. Sin ninguna duda, la promoción que más se le recuerda a Úbeda fue la del año 1968, para el ascenso a Segunda División. Le tocó en suerte el Cacereño al Onteniente en la primera eliminatoria. El equipo arrastra numerosas bajas y Úbeda, que había estado toda la semana en cama a causa de una gastroenteritis aguda y tras un rápido reconocimiento por parte de los doctores del club, se desplaza hasta Cáceres por cuenta personal ya que el Onteniente viaja con los jugadores justos para la eliminatoria.Meson Del Rey (Negre)

El Cacereño vence por un claro 4-1 al Onteniente y Úbeda ha tenido que jugar, medio mareado, todo el partido. Lo curioso es que durante un ataque del equipo extremeño a la portería de Moreno, Úbeda observó que un pájaro había caído al terreno de juego desde un nido de uno de los árboles que rodeaban el campo. Desentendiéndose totalmente de la jugada, fue a recogerlo y colocarlo en la banda, lo que dejo vía libre para el delantero del equipo rival que si se deshizo por causas ecológicas de su marcador, en la portería se encontró con Moreno para evitar el gol.

Aquella acción cayó muy bien entre la gente de allí que aplaudió el bello gesto de Úbeda a pesar del berrinche del entrenador del Onteniente que, no obstante, no podía recriminar nada al que estaba siendo, aún en malas condiciones físicas, el mejor jugador de su equipo. Fue la anécdota de un gran hombre comprometido con una afición y con un equipo al cual haber luchado por el escudo del Ontinyent Club de Fútbol durante trece temporadas le ha supuesto un auténtico orgullo.

FOTOGRAFIAS:

Equipo del Onteniente Club de Fútbol que ascendió por primera vez a Segunda División en 1963 tras superar al Hispania de Almería en el estadio La Condomina de Murcia. De izquierda a derecha, de pie: Moreno, Rafa, Canet, Bisbal, Úbeda, Bolinches y José Luis. Agachados: Miguel, Llácer, Carbonell, Enguídanos y Beneyto. (Archivo Ontinyent Club de Fútbol.)

Antonio Úbeda posa con los colores del Ontinyent Club de Fútbol en el Estadio Municipal El Clariano. (Archivo Daniel Aguilera Cambra).