Benicadell Esportiu

La Condomina bien vale un ascenso

Artículo de opinión de Dani Aguilera: La temporada 1962-1963, el Onteniente Club de Fútbol, presidido por Roberto Tolsá y entrenado por Manuel Alepuz, consiguió por primera vez el campeonato liguero, resultando ser el equipo con más regularidad del torneo. Y después de este magnífico puesto en la fase regular de Tercera División llegaba la hora de la verdad con la promoción de ascenso.

El primer rival en dicha promoción fue la Sociedad Deportiva Éibar. El partido de ida se jugó en el Estadio El Clariano y el equipo local venció por 1-0, gol obra de Carbonell a los 19 minutos. El Onteniente alineó a: Moreno, Rafa, Canet, Úbeda, Bisbal, Llácer, Beneyto, Miguel, Carbonell, Enguídanos y Richart. El resultado se presentaba muy ajustado para el partido de vuelta que se disputaría en el Estadio Ipurua.

Durante el largo viaje hacia tierras vascas, el veterano jugador Salvador Bolinches, verdadera “alma mater” del equipo con 36 años, preparó unos sombreros de papel e hizo que todos los jugadores se lo colocaran, consiguiendo de esta manera que el viaje se convirtiera en más ameno y que a sus compañeros se les quitaran los nervios y la presión de un partido tan importante. Aún así, el guión se cumplió a la perfección.1963

Dos goles del jugador del Éibar Gil le dieron la vuelta al marcador, colocando la eliminatoria muy cuesta arriba para el Onteniente que vió como marcaba el gol que empataba la eliminatoria por medio de Miguel en el minuto 84 de partido. En Ipurua se alinearon: Moreno, Rafa, Canet, Úbeda, Bisbal, Bolinches, Miguel, Llácer, Carbonell, Enguídanos y Beneyto. Había pues que jugar un encuentro de desempate.

El mismo se jugó tan solo tres días después en campo neutral, que lo fue el Estadio La Romareda de Zaragoza y aquí no hubo color. Bueno, tuvo el color rojiblanco ya que el Onteniente tuvo que echar mano de su segunda equipación al no tener limpia la primera. Se venció al Éibar por 5-1, marcando los goles Carbonell en tres ocasiones y uno cada uno para Miguel y Beneyto. Lacalle consiguió el gol del club “armero”. La nota negativa del partido fue la expulsión de Llácer. El Onteniente jugó en Zaragoza con: Moreno, Rafa, Canet, Úbeda, Bisbal, Bolinches, Miguel, Llácer, Carbonell, Enguídanos y Beneyto.

El equipo para la eliminatoria final fue el Hispania de Almería. Se jugó el partido de ida en tierras andaluzas, en el Estadio La Falange y el Onteniente perdió por 2-1, marcando por el Hispania Pepe Jiménez y León, siendo Carbonell el autor del gol que dejaba abierta la eliminatoria para el partido de vuelta. En Almería jugaron: Moreno, Rafa, Canet, Úbeda, Bisbal, Miguel, Gandía, Carbonell, Enguídanos y Beneyto.

En el partido de vuelta, con El Clariano lleno hasta la bandera, el Onteniente, por medio de nuevo de Carbonell, lograba empatar la eliminatoria, teniéndose de nuevo que llegar a un partido de desempate para lograr la gloria o decir adiós definitivamente. En el partido de vuelta de la segunda eliminatoria jugaron: Moreno, Rafa, Canet, Úbeda, Bisbal, Bolinches, Miguel, Gandía, Carbonell, Enguídanos y Beneyto.

El 9 de junio de 1963, bajo un calor infernal, se jugó el partido de desempate en el Estadio La Condomina de Murcia. Nada más y nada menos que 3.500 aficionados se desplazaron a Murcia, aficionados que llenaron 52 autobuses, 200 coches, más de un centenar de motos y un número indeterminado que hicieron el trayecto vía ferrocarril. El Hispania también organizó trenes especiales para el desplazamiento en masa de su afición.Meson Del Rey (Negre)

El partido, no obstante, estuvo a punto de suspenderse debido al fallecimiento del Papa Juan XXIII. Las gestiones realizadas por los directivos de uno y otro equipo permitieron finalmente que se jugara con la condición de que los jugadores llevasen un brazalete negro de diez centímetros, el doble de lo habitual. Se tuvo que esperar al minuto 105 de la prórroga para que Bisbal, de perfecto cabezazo, marcara el único gol del partido, el gol de la victoria y del ascenso. Los jugadores que actuaron en Murcia fueron: Moreno, Rafa, Canet, Úbeda, Bolinches, Miguel, Llácer, Carbonell, Enguídanos y Beneyto.

Con el pitido final y de camino a casa, todo fue fiesta. En poblaciones como Elda, Villena o Bocairent, los vecinos salieron a la calle a recibir a la expedición y a partir del Pou Clar, todo Ontinyent acompañó a sus jugadores hasta la ciudad. Eran, más o menos, sobre las dos de la madrugada cuando se llegó a la Plaça de La Concepció, donde infinidad de aficionados esperaban a sus héroes. Esta fue la historia inolvidable del primer ascenso del Ontinyent Club de Fútbol a Segunda División.

FOTOGRAFIAS:

Plantilla del Ontinyent Club de Fútbol en la temporada 1962-1963. De izquierda a derecha, de pie: Lozano, Sanchis II, Bisbal, Elías, Soriano, Manuel Alepuz (entrenador), Gandía, Sanchis I, Rafa, Richart. Sentados: Moreno. Úbeda, Beneyto, Llácer, Bolinches, Miguel, Canet. (Original familia Salvador Bolinches Gil. Archivo Daniel Aguilera Cambra).

El ascenso a Segunda División del Ontinyent Club de Fútbol en los titulares de la prensa de la época. (Archivo Ontinyent Club de Fútbol).